El Duende de la Iglesia

Se dice que en los tiempos durante la falta de luz, había una iglesia caraqueña, en la que se cuenta, todos los fiesteros, parranderos y borrachos que pasaban por ella se encontraban con un hombre de baja estatura, el cual les pedía fuego para su tabaco. Entonces venía la persona y gustosamente le entregaba el fuego al hombrecillo, el cual le agradecía el favor y, cuando el caballero se retiraba el hombrecillo chupaba su tabaco y aumentaba de tamaño enfrente de la mirada atónita del caballero, entonces seguía chupando su tabaco hasta crecer tanto como el tamaño de la Iglesia y después se reía malvadamente mientras el pobre caballero salía corriendo despavorido por el susto.

No comments:

Post a Comment

Las historias, mitos y leyendas publicadas en este blog, no pretenden descalificar ni desprestigiar a las personas por su condición física, sexual o ideológica. Las historias son sólo eso, historias que le sucedieron al amigo de un amigo. Los comentarios en este blog son responsabilidad de quien los emite. Por favor se moderado y respetuoso hacia el punto de vista de los demás.

Post a Comment

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...